Grid

GRID_STYLE
TRUE

Pages

PERUDICE.COM

{fbt_classic_header}

ULTIMAS NOTICIAS

latest

Videos delatarían a asesinos que lanzaron a peruano de un puente Silvano Cántaro y sus restos llegan a la ciudad de Huánuco

A un mes y cuatro días de haber salido del Perú con dirección a Colombia, hoy llegan a Huánuco los restos de Silvano Oblitas Cántaro Tolenti...

A un mes y cuatro días de haber salido del Perú con dirección a Colombia, hoy llegan a Huánuco los restos de Silvano Oblitas Cántaro Tolentino (19), asesinado por dos personas, cuyas identidades es un misterio para las autoridades de ambos países.

Los trámites burocráticos que implica la repatriación de un cuerpo del extranjero, hicieron que la familia, amigos y ciudadanía en general exijan a las autoridades de Perú y Colombia agilizar el regreso del cuerpo del joven huanuqueño y hoy contra todo pronóstico, estará llegando a la ciudad del Mejor Clima del Mundo para luego ser sepultado en un cementerio privado.

“Hermanos huanuqueños, muy buenas noches, Dios los bendiga. El fin de esta publicación es para darles a conocer que el día de mañana (lunes) estará llegando mi hermano Silvano a la ciudad de Huánuco a las 8:00 a.m. A nombre de la familia quisiera contar con su presencia para el recibimiento de nuestro querido ‘Jackiel Cántaro’ que será en el óvalo de Cayhuayna y luego del recorrido procederá el entierro en el cementerio Jardines de la Esperanza. Quisiera pedirles de todo corazón, mantengamos el orden, sin violencia y tranquilidad por favor”, escribió en su red social Amelia, una de sus hermanas.

Junto al cuerpo de Silvano, llegan sus hermanos Yanet y Elder, quienes el 19 de febrero viajaron a Colombia en busca de su hermano menor.

Entre tanto, un equipo especializado del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) viajó al Valle del Cauca para recopilar información con relación a las dos personas con quienes el joven huanuqueño viajó a Colombia.

El hecho quedó registrado en un video que se hizo viral en redes sociales y es una de las principales pruebas de los investigadores para dar con el paradero de los responsables.

Pero el video, que dura 29 segundos, también fue la manera como su familia en Perú se enteró de lo que le sucedió a Jackiel, como le decían de cariño.

Luego de días de súplicas y lamentos de los familiares para conocer la suerte de su ser querido, pues en realidad no se sabía dónde fue el hecho, el sábado 20 de febrero fue encontrado un cuerpo sin vida en el fondo de un abismo en Mercaderes.

El cuerpo correspondía con las características del joven peruano, por lo que sus familiares viajaron a Colombia para realizar unas pruebas de ADN y reconocer el cadáver. Y antes de llegar al país sabían que se trataba de su familiar.

“Se nota claramente que es él, por su voz y su ropa”, aseguró en su momento Janeth Cántaro, su hermana, al diario peruano El Comercio.

En un principio el cuerpo sin vida estaba en Popayán, pero finalmente fue trasladado a Cali. Dos de sus hermanos, Elder y Janeth, lo reconocieron gracias a un tatuaje en uno de sus tobillos.

Este miércoles sus hermanos regresaron a Perú con el cadáver. Durante su paso por Colombia agradecieron a las autoridades pero hicieron un llamado para que haya justicia.

La tragedia de Silvano y su familia comenzó el 25 de enero de este año cuando el joven viajó a Colombia desde Lima -donde vivía desde hace tres años- con dos conocidos, que serían un venezolano y un colombiano, que se llamaría Andrés, para hacer negocios. Así se lo manifestó Silvano a su familia.

Para las autoridades, tanto peruanas como colombianas, es clave hallar a estas dos personas, pues además de sospechosos, ayudarían a resolver el caso.

El joven trabajaba como estibador (cotero) en una plaza de mercado y alcanzó a ahorrar alrededor de 5.000 soles (casi cinco millones de pesos) para comenzar su empresa.

Quería conocer Colombia, la tierra de James Rodríguez, uno de sus ídolos, pero también quería ayudar a su familia económicamente.

La idea era llegar hasta Medellín para comprar ropa y luego llevarla a Perú para venderla. El objetivo del grupo de jóvenes era tener su propio negocio.

“Lo llevaron diciendo que la ropa allá era barata y que acá (Perú) van a revender y tener mayor ganancia. Con ese engaño han llevado a mi hermano y mi hermano emocionado se fue”, relataron sus familiares días antes de encontrar el cuerpo.

“Pongo mi vida en las manos de Dios, porque sé que con él nada me faltará”, escribió el joven en su perfil de Facebook antes de partir.

El viaje fue por tierra, recorriendo Ecuador y atravesando el suroccidente colombiano hasta llegar a la capital de Antioquia. Los jóvenes habrían ingresado de manera irregular al territorio nacional.

Algunos videos subidos en redes sociales muestran a Cántaro acompañado de otras dos personas recorriendo las carreteras. En uno de estos se encuentran en un parque en el que al fondo de observan taxis de estilo colombiano. No obstante, se desconoce la ubicación exacta.

“Píllate, píllate Colombia… ¿qué le pasa parcero?”, se observa en un video que compartió Silvano desde una carretera en compañía de otro joven.

Los familiares cuentan que, tras llegar a Medellín, los primeros días de febrero, siempre se comunicaron con él, quien les manifestaba que estaba bien.

Silvano, izquierda, con uno de sus acompañantes durante el viaje hacia Medellín

Pero el 10 de febrero tuvieron la última comunicación. Ese día Silvano se mostraba intranquilo porque, contó a su familia, le robaron el dinero y no tenía cómo regresar a su país.

La familia tiene evidencia de que Silvano efectivamente estuvo en Medellín gracias a un seguimiento que le hicieron a su celular. En este se ve un recorrido desde el nororiente de la capital de Antioquia, pasando por El Poblado y yendo hacia la comuna de Guayabal. Se presume que allí se habría hospedado.

Pero aún es un misterio lo que sucedió en Medellín y solo las autoridades, que desde hace una semana seguían la pista del peruano, tienen información al respecto.

Cuenta su hermana Janeth que la última vez que habló con su hermano este le hizo saber que el colombiano que lo llevó lo dejó en la calle, sin comida y no sabía a dónde ir.



Esa última comunicación fue a través de WhatsApp. “¿Cómo hago, estoy atracado aquí?”. “No tengo a nadie, si no, no te diría nada”. “Haz lo posible por favor Janeth no dejes caer”. “Me voy a ir al suelo con todo”.

Janeth le respondió que no tenía cómo conseguir dinero.

En ese momento perdieron la comunicación y pasaron cuatro días hasta que el domingo 14 de febrero una vecina les mostró el video, en Tik Tok, en el que se observa cómo Silvano fue arrojado al vacío. Pensaron que era una broma, pero no. Era él, tenía la misma ropa, sus gestos, su voz. Era su cara.

Aún no es claro si Silvano se separó en Medellín de las dos personas con las que salió de Perú y con las que efectivamente llegó a Colombia, como muestran los videos.

Por donde encontraron el cuerpo, todo indica que el joven estaba de regreso a casa, pues ese es el camino hacia Ecuador, y ese mismo puente sería desde donde lo lanzaron.

Para llegar a Mercaderes desde Medellín en un viaje sin interrupciones son más de 14 horas, pues es una distancia de 689 kilómetros. Sin embargo, se presume que los jóvenes no utilizaron transporte público en todos los casos, por lo que habrían recurrido a las mulas para que los aventaran. Con esto, el viaje podría tardar hasta dos días.

Se desconoce, hasta ahora, cuándo fue grabado el video y cuándo habrían ocurrido los hechos, pero teniendo en cuenta la última comunicación que tuvo la familia con Silvano, la fecha en que se publicó el video y los dos días que se habrían demorado en llegar hasta el Cauca, los hechos habrían ocurrido entre el 12 y el 14 de febrero.

Los investigadores no han revelado mayores detalles. Hasta ahora se conoce que el proceso inició en Medellín, ciudad donde se reportó la desaparición, pero el expediente fue trasladado a Popayán, pues en el Cauca se habría cometido el homicidio.

Para adelantar este proceso, un equipo especializado del CTI llegó hasta la capital del Cauca.

La familia, por su parte y desde la distancia, se ha estado moviendo a través de redes sociales para encontrar el paradero de los responsables.

Hay quienes les han manifestado que continuaron su camino y salieron de Colombia. Esto lo habrían hecho de manera irregular, al igual como ingresaron.

Si bien no es claro quién es el hombre que arroja a Silvano, las autoridades están detrás de los dos hombres que aparecen en los videos que publicaron días antes en redes sociales en las carreteras. Estos serían el venezolano y el colombiano a quien identifican como Andrés.

“Lo único que se tiene como prueba es el video, se piensa que son venezolanos. Aunque nos vamos agradecidos por encontrarlo, queda una gran tarea que es seguir buscando a los culpables y que paguen por lo que hicieron”, aseveró Janeth a EL TIEMPO.

Conmoción en Huánuco

Desde que en esta ciudad de no más 200.000 personas vieron el video de la muerte de Silvano, han realizado varias manifestaciones para exigirles a las autoridades colombianas y peruanas que haya justicia.

Por las calles de esta ciudad, convocados por los familiares, cientos de personas han marchado y llorado a Silvano.

“Nadie nos puede matar por ser peruanos”. “Fuera venezolanos”, fueron algunas de las consignas de las jornadas.

Pero las protestas no solo han sido en esta población, también se trasladaron a Lima, donde cientos de peruanos han ido hasta la embajada de Venezuela para repudiar el hecho. Las manifestaciones han terminado de forma violenta.

Incluso se han presentado casos de xenofobia, lo que ha generado reacciones del gobierno venezolano. En las calles de Lima se vieron mensajes como “venecos de mierda”.

“Venezuela exige que Perú cumpla con las Convenciones de Viena y garantice la protección de su Misión Diplomática y Consular en Lima, al tiempo que rechaza las campañas de xenofobia contra venezolanos en Perú y condena el asesinato de un ciudadano peruano en Colombia”, aseguró el canciller Jorge Arreaza.

Fuente:El Tiempo